Una estrategia para mirar el 2017 sin miedo

Se llenan estos días los medios de comunicación con cientos de análisis sobre lo que nos deparará el próximo año. Los retos en ámbitos como la política, la economía, las relaciones internacionales son tantos, que la incertidumbre se apodera de nosotros y cualquier resquicio de luz que pueda calmarnos, es más que bienvenido. Lamentablemente, nadie puede predecir el futuro, como mucho, puede adivinarlo, es decir, que el azar le bendiga y acierte por mera suerte.

Soy de los que prefiere prepararse para el futuro antes que dedicar tiempo a predecir el mismo, aunque eso no impida que planifique a corto y medio plazo, qué acontecimientos pueden influirme o afectarme. Como directivos, tenemos que prepararnos y preparar a nuestras empresas y organizaciones para saber responder a los retos que el futuro nos plantea. Si tenemos mente y cuerpo en perfecto estado de revista, nos enfrentaremos a las pruebas con una ventaja frente al resto.

Por eso, más que escenarios posibles de lo que podrá o no ocurrir en los próximos meses, lo que en Smartrategy vamos a ofrecer son una serie de palabras que deberían parte central de nuestra estrategia, tanto de liderazgo personal como empresarial. Palabras poderosas que nos indican como debemos enfrentarnos a esos retos y a aceptar la incertidumbre como algo que no podemos evitar.

La primera palabra que tanto en nuestro estilo directivo como en nuestra empresa debemos tener presente es AMOR. Debemos amar lo que hacemos, debemos poner en ello nuestra pasión y sentimiento, porque así seremos capaces de dar esa pizca a mayores de empeño y dedicación que nos diferenciará de los demás.

shutterstock_164242823-680x400La segunda palabra es COMPROMISO. Si no estás al cien por cien comprometido con lo que haces, con tus obligaciones, tus responsabilidades como líder lo más probable es que te angusties, te canses, pierdas la ilusión y cada vez te importe menos el cómo alcanzas el resultado y te centres meramente en alcanzar objetivos. Si caemos en esa situación, no disfrutaremos del camino y nuestra felicidad puede verse resentida. Haz un compromiso firme contigo mismo, con tus empleados, tus clientes y todos aquellos que de una forma u otra, hacen que tu empresa siga adelante.

La tercera palabra es INTEGRIDAD. Debemos lograr que nuestro anterior compromiso, sea íntegro, es decir, que nuestro decir-pensar-actuar sean iguales tanto en nuestro liderazgo como en la forma que nuestra empresa se relaciona con sus stakeholders. Una comunicación sincera, abierta, sin falsedades y subterfugios, nos prepara para que cuando lleguen los problemas, nuestros empleados y clientes sigan confiando en nosotros y comprendan que hemos cometido un error.

La cuarta palabra es CONOCIMIENTO. Estamos hartos de leer y escuchar que estamos en la era de la información y que la información es poder. Aunque es cierto, lo es a medias. La información si no se convierte en conocimiento, es un activo del que no obtenemos ningún valor. Conócete y conoce a tu empresa, como deberías conocer a tus clientes. Cuando tienes claro lo que puedes esperar de ti, de tu organización y de las personas que te compran, estarás más preparado para darles lo que demandan y necesitan. La transformación de información en conocimiento es ya uno de los pilares fundamentales para cualquier compañía, y una de las mejores formas de reducir la incertidumbre a la que tendremos que hacer frente.

La quinta y última, es INTER-DEPENDENCIA. Solemos pensar que los héroes son seres solitarios capaces de vencer cualquier reto, sin embargo, solemos olvidarnos que tienen detrás un equipo que les apoya. Debemos huir de la dependencia y acercarnos cada vez más a la inter-dependencia, a entender que sin el trabajo en equipo, sin el esfuerzo de cada una de las personas que forma parte de nuestro proyecto, el camino se hace difícil de andar y alcanzar la meta casi un imposible. Como directivos, podremos marcar el rumbo, pero sin nuestra gente, no iremos a ningún sitio.

Con amor, compromiso, integridad, conocimiento e inter-dependencia podemos estar seguros que sabremos hacer frente a cualquier acontecimiento que nos depare el 2017, sin necesidad de echar mano de la bola mágica e intentar predecir el futuro.

¡FELIZ 2017!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s